Curioso

“TRIÁNGULO DE LAS BERMUDAS DE MÉXICO”

No es necesario ser un teórico de la conspiración para saber que el Triángulo de las Bermudas o el Triángulo del Diablo es un área sobre el Océano Atlántico Norte donde aviones y barcos supuestamente desaparecen sin dejar rastro. Si bien ningún otro lugar es tan conocido como el Triángulo del Diablo, la Zona Silenciosa de Mapimí se acerca bastante. Esta área en el desierto de Chihuahua en el norte de México está impregnada de fascinantes mitos y leyendas urbanas. Se afirma que las señales de radio no funcionan allí, las brújulas dejan de funcionar y extrañas bolas de fuego flotan en el cielo. Aunque la mayoría de las fuentes populares han refutado estas afirmaciones, no ha impedido que se propaguen los rumores.

Situado cerca del Bolsón de Mapimí, el parche del desierto fue noticia cuando un cohete Athena perdió el control y se estrelló aquí en 1970.

 

El 11 de julio de 1970, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos lanzó un cohete de prueba ATHENA V-123-D, que transportaba dos contenedores de un elemento radiactivo llamado Cobalt 57, desde el Green River Launch Complex de Utah. Aunque su objetivo previsto era el campo de misiles White Sands de Nuevo México, el cohete perdió el control y entró accidentalmente en el espacio aéreo mexicano. Poco después, se estrelló en el desierto de Durango en el área ahora conocida como la “Zona del Silencio”. De inmediato, un equipo de expertos encubiertos llegó al lugar para encontrar y recuperar el cohete estrellado, que solo pudieron localizar después de realizar más de tres semanas de exhaustivas búsquedas aéreas. Luego se construyó una carretera para transportar los restos junto con un poco de tierra vegetal contaminada.

Aunque toda la operación fue bastante silenciosa, el gobierno de los Estados Unidos contrató a algunos lugareños para proteger el lugar del accidente. El secreto en torno al incidente ya había despertado interés, y los guardias locales habían alimentado las historias para llamar la atención. Continuaron difundiéndose rumores sobre los extraños sucesos en la zona, y los posibles constructores de hoteles y propietarios de tierras lo vieron como una oportunidad para impulsar la economía. Supuestamente, algunos científicos habían visitado el área y confirmaron el fenómeno, pero los documentos relacionados con la investigación son difíciles de encontrar.

Entre los muchos mitos, los más populares son que las radios y brújulas no funcionan en la zona, y los avistamientos de ovnis son bastante comunes.

 

Localmente llamada “Zona del Silencio”, la Zona Silenciosa de Mapimí se superpone a la Reserva de la Biosfera de Mapimí. El área estuvo una vez completamente sumergida bajo el agua, y se pueden encontrar fósiles de vida marina por todas partes, razón por la cual los científicos a menudo lo han apodado como el “Mar de Thetys”. Varios meteoritos grandes también han aterrizado cerca de la zona durante el último siglo. Sin embargo, la zona no se denominó “Zona de Silencio” hasta 1966, cuando un ingeniero de la petrolera Pemex realizó una expedición allí. Mientras exploraba la tierra, tuvo algunos problemas con su radio y, en consecuencia, llamó al área la “Zona de Silencio”.

Desde el accidente del cohete de 1970, la gente ha informado de anomalías magnéticas y avistamientos de ovnis en toda el área. También se dice que las radios no funcionan dentro de la zona, las brújulas se vuelven inútiles y se pueden ver personas con “trajes plateados ajustados”. Sin embargo, verificar estas afirmaciones no es fácil ni siempre es posible porque la zona supuestamente se mueve. Naturalmente, los visitantes de la zona a menudo han visto que sus radios y brújulas funcionan bien.

Los científicos y expertos de la corriente principal han refutado repetidamente las afirmaciones que rodean a la misteriosa Zona del Silencio.

 

Debido a la falta de evidencia adecuada, los científicos dominantes han rechazado las teorías que rodean los extraños fenómenos que supuestamente tienen lugar en el área. Sin embargo, eso ha alimentado aún más la imaginación de los investigadores paranormales y los teóricos de la conspiración. Conocidos como “zoneros”, los defensores de estas teorías a veces se consideran una amenaza para los recursos históricos y naturales de la zona. Los visitantes a menudo recorren el desierto en busca de “pistas” y terminan recolectando artefactos históricos y naturales que podrían ser valiosos para los investigadores. La cercana estación de investigación ecológica llamada “Reserva de la Biosfera de Mapimí” también ha planteado preocupaciones relacionadas con la popularidad equivocada de la Zona del Silencio.

Related Articles

Leave a Reply

 АНХААР!

Та сэтгэгдэл бичихдээ хууль зүйн болон ёс суртахууныг баримтална уу. Ёс бус сэтгэгдлийг админ устгах эрхтэй. Мэдээний сэтгэгдэлд манай сайт хариуцлага хүлээхгүй.

Back to top button